Muchos buscan la forma de cuidar y mantener sana la piel. Existes soluciones para enfrentar este problema; desde las naturales hasta las que requieres intervención artificial mediante tecnologías modernas. Pero ¿La gente se pone a pensar cuáles son las causas más fuertes que provocan este desgaste de manera progresiva?. Aquí podrás conocer algunos de los hábitos que le hacen daño a tu piel y cómo evitarlos puede beneficiarte en el cuidado de esta.

Una de las principales razones por las que nuestra piel empieza a deteriorarse  paulatinamente es por culpa del ritmo de vida que llevamos. Cuando tenemos muchas ocupaciones que, acumuladas, provocan estrés, aumentamos la producción de cortisol, provocada por el estrés. Esta hormona ralentiza la creación de cortisona y elastina, que se encargan de reparar los daños celulares en la piel y sobre todo, ayudan a darle elasticidad y firmeza a las misma.

Muchos no pueden salir tan fácil del ritmo de vida tan agitado que exige el trabajo, por eso se recomienda reforzar la piel durante las noches con ayuda de crema antiarrugas y practicar meditación para que la tensión no se acumule sin algún tratamiento.

Además, se ha comprobado que las arrugas en la cara son muestra de los hábitos, el carácter y las emociones que supeditan nuestras reacciones en nuestro día a día. La salud de esta, muestra como enfrentamos nuestras tareas laborales o cotidianas.

Otra tendencia, y que puede parecer rara, es la de sonreír mucho. Esto puede sonar pesimista,  pero la razón es que la gente que ríe mucho provoca que las líneas formadas alrededor de la boca y los ojos se remarquen, . Para los ojos se recomienda usar los hidratantes para contornos y cremas hidratantes. No se puede dejar de sonreír, así que hay soluciones para combatir estos efectos a largo plazo.

La gente que frunce las cejas también comienza a marcar demasiado las líneas de su frente. Se trata de un movimiento muy normal en el comportamiento de la gente, pero algunos lo llevan al punto de convertirlo en un hábito.

Mitos sobre la piel

Hay mitos muy comunes sobre los alimentos que provocan que la cantidad de grasa  que se produce en la piel aumente. Sin embargo muchos no han sido comprobados de manera científica. Enlistamos algunos de ellos.

Se dice que los chocolates provocan acné si se consumen en grandes cantidades, sin embargo no está comprobado de manera científica que estos alimentos aumenten la cantidad de grasa en los poros de la piel.

Muchos dan por hecho que estas acciones provocan enfermedades como la inflamación de las glándulas sebáceas y el aumento de la cantidad de espinilla y granos en la piel.

También existe el rumor que dice que la vitamina E elimina las cicatrices, pero al igual que con el chocolate, esto no está comprobado científicamente. Los tratamientos más efectivos en la actualidad siguen siendo los de intervención con laser.

Los jabones antibacterianos son comunes en los tratamientos para la piel. Si deseas eliminar de forma rápida cada uno de los problema esta suele ser una de las sugerencias más típicas. Sin embargo, estos jabones pueden crear reacciones en tu cuerpo, como inmunidad de las bacterias de nuestro cuerpo ante los antibióticos, por culpa de la exposición a los componentes del jabón.

Si tienes el deseo de cuidar la piel, pueden comprobar con esta información que la salud de esta se relaciona con el estilo de vida que llevamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *